es
20220427052126_20210605-133034.jpg 20220427052126_c.jpg 20220427052126_20220320-131050.jpg 20220427052126_20220320-141126.jpg 20220427052126_20220320-141313.jpg
20220427052126_00.jpg 20220427052126_ladera-actual-vision-traducido.jpg 20220427052126_base-red-de-cuidado.jpg 20220427052126_intervencion-santa-rosita-traducido.jpg 20220427052126_intervencion-13-de-julio.jpg

ACCIONES AL MARGEN

Conocimiento en Acción para la Igualdad Urbana KNOW-Lima

Emplazamiento:Peru

Fecha de realización:01-03-2020

Enlace:

DATOS DEL EQUIPO

Autor/es: KNOW-Lima: Lia Elier Alarcón Castillo, Ana Paola Córdova Gamboa, Kelly Ros Mery Jaime Arias, Belén Marie Desmaison Estrada, Luciana Gallardo Jara, Luis Rodríguez Rivero.

Promotor/es, cliente/es: Centro de Investigación de la Arquitectura y la Ciudad de la Pontificia Universidad Católica del Perú Agrupación familiar “13 de Julio”- José Carlos Mariátegui, San Juan de Lurigancho, Lima, Perú. Agrupación Familiar “Santa Rosita 6RD”- José Carlos Mariátegui, San Juan de Lurigancho, Lima, Perú.

Colaboradores: Centro de Desarrollo Urbano CENCA Irene Yauri Isabel Polanco Eveelyn Alcántara Pierina D’Alfonso Rosa Grados The Bartlett - Development Planning Unit de University College London UKRI Mesa de Seguridad Alimentaria de la MML Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú

Créditos fotográficos: Ana Paola Córdova Gamboa, Belén Marie Desmaison Estrada.

ARCHIVOS

Panel de la propuesta: Descarga el panel (pdf)

Vídeo:https://youtu.be/SI4fDREuMfI

MEMORIA

La emergencia sanitaria y sus consiguientes medidas de inmovilización y aislamiento, agudizó las precarias condiciones de vida de las familias más pobres del país. Se visibilizó la enorme desigualdad económica, social y urbana que impedía que la población cumpliera con las restricciones sanitarias sin comprometer sus medios de vida y, por ende, sus necesidades, como la alimentación. En los barrios periféricos de la ciudad, la crisis alimentaria fue atendida mediante la organización espontánea de la ciudadanía en ollas comunes, para la preparación de alimentos. A finales del primer año de pandemia, se identificaron más de mil ollas comunes en Lima Metropolitana, y el distrito de San Juan de Lurigancho presentaba la mayor concentración de ellas. En este contexto surge la intervención, donde se identificó la oportunidad de un trabajo conjunto entre academia y sociedad civil: el equipo de KNOW-Lima trabajó conjuntamente con el grupo comunitario de José Carlos Mariátegui (San Juan de Lurigancho), y el Instituto de Desarrollo Urbano (CENCA) para co-diseñar espacios que alberguen prácticas comunitarias para la seguridad alimentaria y para co-producir maneras más inclusivas de gestión y mantenimiento de la infraestructura. Las intervenciones forman parte de un proyecto multiescalar e integral de la ocupación en ladera, donde articulan a nivel local los espacios de cuidado, como las ollas comunes, en una red que contempla agricultura urbana, comedores, centros de abastecimiento, guarderías y espacios para adultos mayores. De esta forma, se promueve la autosuficiencia de la infraestructura de cuidado desde la gestión ciudadana, se abordan los desafíos de habitar las laderas (la mitigación de riesgos, el acceso a servicios, la economía circular) y cada una de sus etapas de ocupación (baja, media y alta) bajo una visión común del territorio, buscando superar la actual fragmentación espacial, social y política que dificulta la ejecución de proyectos urbanos integrales en estas áreas. Bajo un proceso de coproducción, se identificó una problemática común en las ollas comunes de José Carlos Mariátegui. El diagnóstico físico-espacial derivó en una propuesta modular y de implementación progresiva de infraestructura para atender las necesidades comunitarias de 4 módulos: la cocina (cobertura y equipo), los servicios sanitarios, el almacenamiento y el biohuerto. Se realizaron dos intervenciones de distinta dimensión y contexto: en la Asociación Familiar (A.F.) 13 de Julio, en la parte alta de la ladera, se prioriza un módulo sanitario que atienda al local comunitario existente, y contemplar el reciclaje de agua para riego de jardines; por otro lado, la A.F. Santa Rosita 6RD, en la parte media baja, requería la implementación de su local comunitario, que incluya los módulos propuestos en un sólo equipamiento polivalente. El proyecto prioriza la innovación a partir de materiales y sistemas constructivos disponibles en el mercado que puedan ser implementados por mano de obra local y maximicen la flexibilidad y adaptabilidad de los prototipos para su replicabilidad y escalabilidad.

¿PARA QUIÉN?

El proyecto atiende las necesidades de ollas comunes, lideradas por mujeres madres de familia, y de sus beneficiarios. Se consolidan espacios de cuidado dentro de agrupaciones familiares (A.F) para residentes y vecinos de barrios aledaños, para la seguridad alimentaria y la articulación de actividades complementarias como: atención de salud, talleres educativos, actividades culturales, etc. En el caso de la A.F “13 de Julio”, la intervención beneficia a 77 familias que atienden la olla común, y en la A.F “Santa Rosita 6RD” a 80 personas aprox., entre adultos mayores y menores de edad.

¿POR QUÉ?

A partir de la experiencia de mejoramiento de la infraestructura de ollas comunes en una zona periférica de la ciudad, el proyecto busca generar modelos de planificación e implementación de estrategias integrales de mejoramiento de barrios en asentamientos informales. Para ello se trabajan las condiciones de habitabilidad de los barrios haciendo un especial énfasis en el acceso a servicios y la generación de espacios de cuidado colectivo, los cuales se hicieron especialmente necesarios en épocas de crisis como el contexto de la emergencia sanitaria del covid-19, que expuso la vulnerabilidad física y social de estos asentamientos y su falta de atención. El proceso de co-producción comprendió acciones como la deliberación del área de intervención, co-diseño y co-gestión del proyecto entre los distintos actores locales: academia, ONG's, autoridades locales y ciudadanos. La escalabilidad y replicabilidad de este modelo de intervención a otras zonas del barrio o la ciudad depende de la participación horizontal y el empoderamiento de la comunidad, con el fin de construir de forma colectiva una visión común del territorio que habitamos.

INDICADORES DE IMPACTO DE SOCIEDAD ["Gestión comunitaria","Procesos participativos","Urbanismo de género"]

INDICADORES DE IMPACTO DE ECONOMIA ["Reducción desigualdad"]

INDICADORES DE IMPACTO DE MEDIO AMBIENTE ["Espacios saludables"]

INDICADORES DE IMPACTO TRANSVERSALES ["Barrios autosuficientes"]

<