es

BDC022

Bon dia, Carme!

Emplazamiento: Plaça del Carme, Olot - Espana

Fecha de finalización:No procede

Fecha de finalización (España): 23-12-2021

Tipo de obra: Proyecto urbano

Uso/s: ["Espacios libres"]

Presupuesto total: 390.000 Euro

Dimensión: 1750 M2

DATOS DEL EQUIPO

Autor/es: unparelld'arquitectes: Eduard Callís Freixas, Guillem Moliner Milhau

Promotor/es, cliente/es: Ajuntament d’Olot, L’Artiga Coop, Escola d’Art d’Olot

Equipos técnicos: Equipo de proyecto y obra: Clàudia Calvet, Xevi Rodeja, arquitectos Colaboradores: Quim Domene, artista visual Simon Group, colaboración especial en la restauración de farolas Simon Kuma Socias de l’Artiga Miquel Capdevila, cálculo estructura Protir, proyecto de instalaciones Grupo Noria, estudio luminotécnico Xevi Pujol, asesoramiento vegetación Museu de la Garrotxa Servicios técnicos del Ajuntament d’Olot, Dinàmig y Sigma Plan de ocupación local Concejo de barrio del Nucli Antic Vecinos y comerciantes de la plaza Salvi Capellà Joan Mallart

Empresa constructora: Construccions Pere Boada, Grederes 2.0, Trasplantaments Sant Iscle, obra civil y jardinería Elèctric Jomi, Montolivet Instal·lacions, Grau Sistemes Tèrmics, instalaciones Plantalech, Serralleria Jordi Cullet, cerrajería Fusteria Esfèric, Fusteria Esteve Baqué, Fusteria Jordi, carpintería Soy & Soy, pintura Rètols Mateu, RetMiq, rotulación Magatzems Olot, Collell protecció solar, equipamiento textil Viguet Canal, Fiosa, Reine, Codispe, FV Seguretat, equipamiento comercial

Créditos fotográficos: José Hevia (fotografías color), Roger Serrat-Calvó (fotografías bn)

ARCHIVOS

Panel de la propuesta: Descarga el panel (pdf)

Imagen resumen (ALTA):Descarga la imagen

MEMORIA

El comercio forma parte indisoluble de la calle. Mejorar la vitalidad, el confort y la seguridad del espacio público pasa por incentivar la ocupación de locales cerrados y acentuar la relación a través de los escaparates. Esta es la tarea que se desarrolla a pie de calle en el proyecto Bon dia, Carme!. En un año se abren 1000m² comerciales y se activan 120m de fachada en una única plaza del centro histórico de Olot. Los cambios en el modelo de consumo han acentuado el declive comercial del centro muchas ciudades. Partiendo de la premisa que la actividad y el carácter de la calle dependen de las fachadas y de lo que suceda detrás de ellas, la regeneración urbana de estos espacios comporta inevitablemente la movilización del parque de plantas bajas opacas o vacías. Esta relación se establece a través de los escaparates, con sus extensiones hacia fuera con toldos y veladores y hacia dentro con el producto expuesto. Conviene pues difuminar la frontera entre lo público y lo privado, desde el punto de vista físico y, especialmente, desde el punto de vista de la gestión urbana. Así parte el proyecto Bon dia, Carme!, que aglutina y acompaña una ilusión colectiva: la reactivación de la Plaça del Carme, en el centro de Olot. Replantea el encargo de urbanización tradicional, priorizando la inversión en las plantas bajas y engloba, también, la apertura de la Escuela de Arte a la ciudad y la puesta a punto de un antiguo edificio industrial para la cooperativa de consumo L’Artiga. Es un proyecto de proyectos, con 3 promotores y 8 comerciantes implicados. Se aborda desde la acupuntura, como un catálogo de acciones que otorgan complejidad y profundidad a las relaciones entre la calle y las plantas bajas. Así mismo, se prioriza el aprovechamiento de elementos existentes en el lugar o olvidados en almacenes municipales. Este catálogo contempla el arbolado caducifolio que acompaña las fachadas, la iluminación de la calle desde el perímetro o desde los interiores –con la colaboración de Simon Group y la intervención del artista visual Quim Domene–, la adaptación de aperturas ciegas como hornacinas para la exposición de esculturas de la Escuela de Arte y la reforma de escaparates –carpinterías, rótulos, toldos y sistemas expositivos– para dotarlos de la máxima transparencia y relación con la calle. Durante los nueve meses que dura la obra se establece en la plaza La oficina del Carme, donde se cocina la reactivación del espacio. Éste es el punto de encuentro entre vecinos, comerciantes, propietarios y técnicos, que adoptan también el rol de facilitadores, gestores y mediadores. La división del proyecto en fases permite ajustarlo a las necesidades detectadas.

¿PARA QUIÉN?

Para todos los olotenses, estableciendo un nodo activo que propicie la relación entre barrios socialmente segregados; para los vecinos del centro histórico, mejorando el confort y vitalidad de la calle, revalorizando el patrimonio y reforzando la autoestima de vivir en el corazón de la ciudad; para los comerciantes, mejorando la relación de sus tiendas con la calle; para los emprendedores y socias de l’Artiga, incentivando el establecimiento de nuevos negocios y reforzando un clúster de alimentación de proximidad y ecológica; para los estudiantes de la Escuela de Arte, invitándoles contaminar la calle con su vitalidad y creatividad.

¿POR QUÉ?

La plaza del Carme enlaza el centro histórico de Olot con la avenida principal de un barrio con un 43% de población de origen extranjero. Esta transformación puntual atiende pues a la escala de ciudad y apela a un problema de segregación social. Era necesario convertir un espacio vaciado de frontera en un nodo de relación, capaz de construir un sentido de pertenencia, independientemente del origen. La petición inicial contemplaba un proyecto de reurbanización convencional pero, por bien intencionada y delicada que fuera esta obra, difícilmente tendría la capacidad de dinamización deseada sino incluía las plantas bajas. Por este motivo se propone destinar el 70% del presupuesto a la activación de locales vacíos, a la reforma de escaparates de locales en funcionamiento y a abrir la Escuela de Arte a la ciudad. Es precisamente en los márgenes del espacio público donde está la clave de su vitalidad, confort, atmósfera y seguridad. Esta cooperación público – privada requiere de un proceso de proyecto a medida, realizado a pie de calle y dilatado en el tiempo, a partir del cual se van concretando fases de la obra en función de los frutos de la mesa de trabajo entre vecinos, comerciantes, propietarios y escuela.

INDICADORES DE IMPACTO DE SOCIEDAD ["Procesos participativos"]

INDICADORES DE IMPACTO DE ECONOMIA ["Cooperación publico-privada","Regeneración urbana"]

INDICADORES DE IMPACTO DE MEDIO AMBIENTE ["Reutilización y reciclaje"]

INDICADORES DE IMPACTO TRANSVERSALES ["Proyectos urbanos integrales"]

<